viernes, 31 de julio de 2020

martes, 30 de junio de 2020

LECTURA REFLEXIVA: "TÚ ERES EL RESULTADO DE TI MISMO"

LECTURA REFLEXIVA: "TÚ ERES EL RESULTADO DE TI MISMO"
(Compilado por Hipólito Yanac Rivera)

              No culpes a nadie, no te quejes de nada ni de nadie, porque fundamentalmente tú has hecho tu vida. Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo, el valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar, corrigiéndote.
              Nunca te quejes del ambiente o quienes te rodean, hay quienes en tu mismo ambiente supieron vencer, las circunstancias son buenas o malas según la voluntad o fortaleza de tu corazón.
              Aprende a convertir toda situación difícil en un arma para luchar.
              No te quejes de tu pobreza, de tu soledad o de tu suerte, enfréntate con valor y acepta que de una u otra manera son el resultado de tus actos y la prueba que has de ganar.
              No te amargues de tu propio fracaso, ni se lo cargues a otro, acéptate ahora o seguirás justificándote como niño.
              Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar, y que ninguno es tan terrible para claudicar.
              Deja ya de engañarte, eres la causa de ti mismo, de tu necesidad, de tu dolor, de tu fracaso.
              Si tú has sido el ignorante, el irresponsable, tú, únicamente tú, nadie pudo haber sido tú.
              No olvides que la cusa de tu presente es tu pasado, como causa de tu futuro es tu presente.
              Aprende de los fuertes, de los audaces, imita a los enérgicos, a los vencedores, a quienes no aceptan situaciones, a quienes vencieron a pesar de todo.
Piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo, y tus problemas, sin alimento morirán.
Aprende a nacer desde el dolor y a ser más grande, que es el más grande de los obstáculos.
              Mírate en el espejo de ti mismo.
              Comienza a ser sincero contigo mismo. Reconociéndote por tu valor, por tu voluntad y por tu debilidad para justificarte.
              Recuerda que dentro de ti hay una fuerza que todo puede hacerlo, reconociéndote a ti mismo, más libre y fuerte, dejarás de ser un títere de las circunstancias, porque tú mismo erres tu destino.
              Levántate y mira por las mañanas y respira la luz del amanecer. Tú eres la parte de la fuerza de la vida.
              Ahora despierta, camina, lucha. Decídete y triunfarás en la vida. Nunca piensas en la suerte, porque la suerte es el pretexto de los fracasados.

              “Consulta el ojo del enemigo, porque es el primero que ve tus defectos”

CUENTO: "LA MUJER CONDOR: PACTO CON EL DIABLO"

CUENTO: "LA MUJER CONDOR: PACTO CON EL DIABLO"
(Autor: Hipólito G. Yánac Rivera)



En un pueblito lejano, había una pareja de esposos: Marcelino y Ruperta, que no pudieron tener hijos dentro de su matrimonio o fuera de ella. Hacían su vida en forma normal. Don Marcelino se dedicaba a las labores de la agricultura y a la vez,  tenían una estancia en la puna de ganado lanar y vacuno.
Doña Ruperta, se dedicaba a las labores doméstica de la casa, quien de joven había conocido a una  matrona (comadrona, comadre, señora, dama) que nunca había tenido enamorado ni esposo, pero, según dicen que ella tenía un pacto con el diablo. Según cuentan que ésta comadrona le enseñó a doña Ruperta todos los secretos del pacto con el diablo. En vista que la comadrona estaba entregado al diablo de cuerpo y alma; para librarse de ese contrato tenía que entregar en canje a otra mujer; de no ser así al morir ella, el diablo tenía que llevárselo su cuerpo después de su entierro en el cementerio.
Este pacto con el diablo, en otros casos se hizo realidad, ya que, luego de haber sido enterrados esa misma noche su cuerpo era trasladado a la morada del diablo, quedando su sepulcro vacío y desparramado la tierra, lo que evidenciado su veracidad.
Cuentan que al fallecer la matrona, la joven pasó a ser la esclava del diablo para entregarse a los rituales diabólicos. Es así que, la joven ya madura, cada luna nueva después de las doce la noche, cuando el marido entraba en un profundo sueño, salía de su casa convertida en cóndor hembra y en raudo vuelo se dirigía con dirección a su estancia, llegando en veloz vuelo, dando dos vueltas por encina de la choza y luego dirigirse a “Sacjsucu pince”.
La presencia de la cóndor al llegar a la choza era sentido por los perros y éstos ladraban como persiguiendo a personas extrañas; y el compadre al sentir el ladrido de los perros, salía a ver que es lo que sucedía y siempre se percataba que un cóndor volaba con dirección a “Sacjsucu pince”. En vista que el incidente era continuo  cada fin de mes, el compadre se puso en alerta tomando las providencias del caso.
En una de las tantas veces de sucedido el hecho, el compadre se había aprovisionado de un garrote, al sentir el vuelo del cóndor, luego que se retirara le siguió por la dirección que siempre se alejaba, llegando a “Sacjsucu pince” muy cerca de la estancia (choza); y al llegar al sitio se dio con la sorpresa que a la cóndor hembra los cóndores machos se disputaban para subirse sobre sus alas para que les haga dar vueltas por todo el sector. En una de esas escenas, el compadre aprovechando que la cóndor hembra  estaba totalmente agotada, tomó el garrote y empezó a golpearlo en las alas tratando de cogerlo, cuando un certero golpe del garrote le cayó en el ojo, instantes en que la cóndor hembra se convirtió en una mujer que era su comadre; quien a gritos le decía:
- ¡“Disculpa compadrito me ha golpeado en mi ojo que no puedo ver”!.

Tanto fue la sorpresa del compadre que no supo como retornar a la choza, dejando maltrecha a la comadre.
Luego de cierta hora, los perros empezaron a ladrar y el compadre salió para ver que sucedía, pudiendo observar que un cóndor daba dos vueltas a la choza y luego dirigía su vuelo con dirección al pueblo.
El día siguiente el compadre, asombrado por lo sucedido se dirigió al pueblo para indagar por su comadre como si no supiera nada. Y al llegar al pueblo se dirigió a la casa del compadre, quien afectuosamente saludó a su compadre.
-        Compadre muy buenos días, vengo de la estancia a comprar víveres.
-        El compadre, le respondió con un saludo cordial ¿Compadre cómo está de salud y qué novedades por la estancia?
-        .En la casa de su compadre encontró a la comadre vendada la cabeza y tapada el ojo derecho, quien le manifestó que su comadre estaba delicada. Entonces, el compadre que había golpeado a la cóndor hembra, se convenció que se trataba de su comadre; quien dentro de sí daba fe de todo lo sucedido, comprobando que su comadre tenía pacto con el diablo.
La comadre, cada fin de mes se ponía enferma y hacía cama amarrándose la cabeza. Todo esto sucedía después de haber participado en los rituales y vuelos nocturnos con lo cóndores machos. Lo raro de la señora era que nunca salía de la casa, salvo raras ocasiones.

FIN

CUENTO: "LA MUJER CONDOR: PACTO CON EL DIABLO"

CUENTO: "LA MUJER CONDOR: PACTO CON EL DIABLO"
(Autor: Hipólito G. Yánac Rivera)


En un pueblito lejano, había una pareja de esposos: Marcelino y Ruperta, que no pudieron tener hijos dentro de su matrimonio o fuera de ella. Hacían su vida en forma normal. Don Marcelino se dedicaba a las labores de la agricultura y a la vez,  tenían una estancia en la puna de ganado lanar y vacuno.
Doña Ruperta, se dedicaba a las labores doméstica de la casa, quien de joven había conocido a una  matrona (comadrona, comadre, señora, dama) que nunca había tenido enamorado ni esposo, pero, según dicen que ella tenía un pacto con el diablo. Según cuentan que ésta comadrona le enseñó a doña Ruperta todos los secretos del pacto con el diablo. En vista que la comadrona estaba entregado al diablo de cuerpo y alma; para librarse de ese contrato tenía que entregar en canje a otra mujer; de no ser así al morir ella, el diablo tenía que llevárselo su cuerpo después de su entierro en el cementerio.
Este pacto con el diablo, en otros casos se hizo realidad, ya que, luego de haber sido enterrados esa misma noche su cuerpo era trasladado a la morada del diablo, quedando su sepulcro vacío y desparramado la tierra, lo que evidenciado su veracidad.
Cuentan que al fallecer la matrona, la joven pasó a ser la esclava del diablo para entregarse a los rituales diabólicos. Es así que, la joven ya madura, cada luna nueva después de las doce la noche, cuando el marido entraba en un profundo sueño, salía de su casa convertida en cóndor hembra y en raudo vuelo se dirigía con dirección a su estancia, llegando en veloz vuelo, dando dos vueltas por encina de la choza y luego dirigirse a “Sacjsucu pince”.
La presencia de la cóndor al llegar a la choza era sentido por los perros y éstos ladraban como persiguiendo a personas extrañas; y el compadre al sentir el ladrido de los perros, salía a ver que es lo que sucedía y siempre se percataba que un cóndor volaba con dirección a “Sacjsucu pince”. En vista que el incidente era continuo  cada fin de mes, el compadre se puso en alerta tomando las providencias del caso.
En una de las tantas veces de sucedido el hecho, el compadre se había aprovisionado de un garrote, al sentir el vuelo del cóndor, luego que se retirara le siguió por la dirección que siempre se alejaba, llegando a “Sacjsucu pince” muy cerca de la estancia (choza); y al llegar al sitio se dio con la sorpresa que a la cóndor hembra los cóndores machos se disputaban para subirse sobre sus alas para que les haga dar vueltas por todo el sector. En una de esas escenas, el compadre aprovechando que la cóndor hembra  estaba totalmente agotada, tomó el garrote y empezó a golpearlo en las alas tratando de cogerlo, cuando un certero golpe del garrote le cayó en el ojo, instantes en que la cóndor hembra se convirtió en una mujer que era su comadre; quien a gritos le decía:
- ¡“Disculpa compadrito me ha golpeado en mi ojo que no puedo ver”!.

Tanto fue la sorpresa del compadre que no supo como retornar a la choza, dejando maltrecha a la comadre.
Luego de cierta hora, los perros empezaron a ladrar y el compadre salió para ver que sucedía, pudiendo observar que un cóndor daba dos vueltas a la choza y luego dirigía su vuelo con dirección al pueblo.
El día siguiente el compadre, asombrado por lo sucedido se dirigió al pueblo para indagar por su comadre como si no supiera nada. Y al llegar al pueblo se dirigió a la casa del compadre, quien afectuosamente saludó a su compadre.
-        Compadre muy buenos días, vengo de la estancia a comprar víveres.
-        El compadre, le respondió con un saludo cordial ¿Compadre cómo está de salud y qué novedades por la estancia?
-        .En la casa de su compadre encontró a la comadre vendada la cabeza y tapada el ojo derecho, quien le manifestó que su comadre estaba delicada. Entonces, el compadre que había golpeado a la cóndor hembra, se convenció que se trataba de su comadre; quien dentro de sí daba fe de todo lo sucedido, comprobando que su comadre tenía pacto con el diablo.
La comadre, cada fin de mes se ponía enferma y hacía cama amarrándose la cabeza. Todo esto sucedía después de haber participado en los rituales y vuelos nocturnos con lo cóndores machos. Lo raro de la señora era que nunca salía de la casa, salvo raras ocasiones.

FIN

Organización Cultural De Los Incas